Miedo a las arrugas

Miedo a las arrugas

Entre las fobias más destacadas cuando nos vamos haciendo mayores encontramos el miedo a las arrugas. En este artículo nuestros expertos explican las causas principales del miedo a las arrugas y aportan algunos consejos y tips para conseguir superar el miedo a las arrugas.

Cómo se llama el miedo a las arrugas

Es cierto que a casi ninguna persona le gusta envejecer y tener arrugas y todos nos disgustamos al ver nuevos pliegues en nuestra piel cuando vamos envejeciendo pero si esto lleva a convertirse en una obsesión o temor que nos paraliza estaremos ante una fobia que se denomina ritifobia.

Se trata de un miedo extremo a las arrugas que hasta hace algunos años era desconocido pero que cada vez más personas sufren en el mundo actual. Puede parecer increíble pero se trata de un trastorno o fobia que cada vez es más común y que va mucho más lejos de la simple dimensión estética puesto que abarca muchos más aspectos.

Causas de la fobia a las arrugas

Sin duda las causas básicas de la fobia a las arrugas están bastante claras. Nos encontramos en una sociedad en la que la imagen física cada vez es más importante y en la que la juventud se quiere exagerar durante demasiados años con lo que sin duda la gente empieza a ver la aparición de arrugas como un signo muy negativo, un desprestigio para su vida social y también algo malo para su vida profesional. Todos los días nos invaden los anuncios de tratamientos antiarrugas y de estética para dar a la piel un aspecto mucho más joven y desde luego todos sabemos la importancia que tiene el tener un aspecto juvenil para conseguir un trabajo o mantener ciertas relaciones sociales.

Es por esto que muchas personas desarrollan miedo a las arrugas cuando empiezan a ver nuevas líneas marcadas en su piel cuando en realidad deberían lucirlas con orgullo porque son signo de que tienen un pasado y una historia que contar.

Fobia a las arrugas

Desde bien jóvenes, todas las personas, pero sobre todo las mujeres, estamos sometidas a muchísima presión para estar perfectas y tener una piel ideal y sin arrugas y es por todo ello que sin duda el rechazo a las arrugas se puede llegar a convertir en una auténtica obsesión para muchas personas. Cuando el miedo a las arrugas se convierte en fobia sin duda es importante empezar a tratarlo con un buen profesional de la salud.

Es cierto que las fobias se desarrollan de forma única e individual en cada persona pero también es verdad que en el caso de la ritifobia sin duda el problema viene sobre todo de la presión social ya que cada día competimos por tener la mejor imagen exterior y finalmente si te sales del canon de persona delgada y joven empiezas a sentirte mal y a desarrollar todo tipo de trastornos.

Cómo superar el miedo a las arrugas

Sin duda es muy difícil superar el miedo a las arrugas porque se trata de un tipo de fobia que aunque es individual cuenta con una gran presión a nivel social. Es por ello que, sabiendo que desde luego los cánones de belleza no van a cambiar en un sólo día, es clave que las personas que tienen este tipo de trastorno o ritofobia deben aprender a recibirlos mensajes sobre las arrugas y que no les afecten y para ello lo mejor siempre será ir a un especialista para poder aplicar diferentes técnicas para superar este problema.

Los expertos en salud mental ayudarán a las personas con ritofobia a dejar de percibir las arrugas de forma tan negativa. Para ello nos parece especialmente interesante la terapia cognitivo conductual, un tipo de tratamiento que se suele aplicar mucho en estos casos para superar estos problemas. Con esta terapia lo que se busca es dejar de asociar cualquier tipo de pensamiento negativo con las arrugas cambiándolos siempre por pensamientos positivos. Además las personas con fobia a las arrugas también deben aprender a controlar los ataques de ansiedad que puedan sobrevenirles al encontrar nuevas arrugas.

Cómo perder la fobia a las arrugas

Así, para perder totalmente la fobia a las arrugas, teniendo en cuenta que como hemos dicho ya la presión social es muy grande, las personas afectadas tendrán que poner mucho de su parte para lograr superar este problema. Es importante tener en cuenta que hay que dejar de regirse tanto por lo que dice la sociedad y empezar a ver nuestras arrugas como años de vida, momentos vividos, experiencias y batallas ganadas. Las arrugas son signos de que seguimos vivos y de que tenemos una bonita y larga historia que contar y esto ya no nos lo quita nadie.

Back to site top